ALEX- Parte 2.

Y escribí a mi ex, sí. Despúes de tres años solo haciéndolo para evocar encuentros. Le hice un pantallazo del mail con su nombre. Como quien no tiene nada más que decir. Como quien intenta ocultar el cartel de “necesito más de aquello”.

Cual yonki total.

Me contestó con cortesía pero sin propuesta. Y pensé que tal vez estaría con alguna y no era el momento.

Ciertamente no era el momento. Estaba inmersa en un montón de proyectos. Y por fin tenía mucho tiempo para dedicarme a ellos. No era buena idea entrar en el barrizal justamente ahora.

Pero al poco rato llegó la propuesta y, si no hubiera sido porque tenía plan y encima justo me bajó la regla, de cabeza que me iba.

¿Qué será esa fuerza que me impulsa a entrar ahí?

¿Es mi enfado por haberlo intentado todo sin éxito para escapar de él? 

Os recuerdo que he estado mucho tiempo de castidad, me compré el Satisfyer, tiré de ex más healthy, me apunté a cursos de tantra, entré en Tinder con sus correspondientes aventuras, me compré a Alex… Todo asumido con la máxima ilusión de satisfacer mi necesidad sexual y no necesitar volver a entrar allá.

Pero nada había funcionado. Me sentía perdida y abatida.

Entendí que era un buen momento para ir a terapia. 

Sabía que la próxima proposición no tardaría en llegar y aún no sabía ciertamente si acabaría en esa cama, pero me sentía bien jugando con fuego.

Si entraba otra vez en ese tsunami, al menos que fuera con acompañamiento terapéutico. 

Y si decidía finalmente no entrar, necesitaba otro punto de vista para entender mi situación y tener claro mi plan de acción en esta área de mi vida. Las otras áreas estaban claras, con un buen nivel de satisfacción o unos objetivos de mejora. Pero el terreno sexual y afectivo se me había puesto patas arriba. Nivel de satisfacción 3. Y actividades de mejora ya no me quedaban. 

No necesito una pareja ni una relación. Pero sí necesito tener mis necesidades sexuales y afectivas cubiertas. Y no de cualquier manera. Ya tenemos una edad, e igual que no comemos jamón del malo, follar por follar como que tampoco. De esto ya hemos hablado otras veces.

Tampoco es que no quiera pareja, lo que no quiero es meter a nadie en mi vida. Me gusta tal cual y no me la quiero complicar. No tengo necesidad de tener pareja. Ni quiero ser madre de nuevo. Pero quiero follar. Que me hagan el amor hasta tocar el puto cielo otra vez. Sentirme reventar de amor. Cuidar y que me cuiden. Abrazar y que me abracen. Besar y que me besen. Compartirme desde la intimidad.

Y después de tres años de buscar un Jabugo disponible, ya me enfado. Con la vida, con Dios, con quien sea que me lo haya ofrecido tiempo atrás para dejarme duramente con las ganas como un puto camello.

Pero el Jabugo o la purpurina no llega, y yo no sé si es que no lo estoy haciendo bien o soy una impaciente; o seguramente las dos cosas.

Encima solo me entienden las personas que también lo han probado. Por cierto, os recomiendo la serie Sexo/Vida de Netflix, pues mi caso no es tan así pero os podéis hacer una idea.

En  fin. Que como era de esperar quedé con él. Y mi pequeña esperanza de que no fuera como recordaba y que lo hubiera idealizado todo, se desvaneció. Fue maravilla. Tal cual recordaba. Sentimos tanto que no pudimos evitar decirnos te quiero tan solo en el primer polvo. Entre otras tropecientas cosas bonitas y ardientes.

Como tenía previsto, esa misma semana empecé terapia. Y me fue genial. Me hizo ver que ese “amor” tan intenso que sentíamos en los encuentros sexuales tenía un nombre: fusión simbiótica. En resumidas cuentas: los dos buscábamos la fusión que no tuvimos con nuestra madre. Éramos niños, heridos, pero niños al fin y al cabo, y desde ahí podíamos  tener esa experiencia extática. El problema era no verlo y no poder desengancharse después.

Lo que me dijo explicaba muchas cosas y salí de allí agradecida y con deberes para el verano. Como antaño con los cuadernillos Santillana.

Al final,como me temía, la purpurina y el Jabugo eran mercancías peligrosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s