KAOS

Traes toda la luz, incluso pinchada,
para que al irte la oscuridad me invada, 
me sobrepase y asfixie.

Eres el desorden mental del todo al nada.
Del nada al recuerdo.
Y tira porque te toca.

¿Cómo brillar con tu luz y no perder el alimento,
 cuando te escurres por el desagüe de la ducha?

¿Quién puede vibrar con la existencia y renunciar a ese don?
Solo los iluminados y el Kaos.

Eres la colleja que te hace sentir viva,
pero a su vez duele.

Eres el Todo; junto y revuelto.

El que da y el que quita jugando a ser Dios.

El mejor desahuciador de sueños. 
Rápido y eficaz.
De eso no hay queja.

Y yo, como la bola de Navidad,
mareada de nieve y purpurina,
te vi correr en el trineo sin mirar atrás.

Y lloré. 
Porque eres oro.
Pero oro en polvo, del que se esfuma con la primera brisa.

Del que a nadie pertenece, 
aunque quiera ser grabado con la más bella canción.

Porque un día quieres ser blanco y otro negro.
Pero ni siquiera eres gris. 
Porque tú, en el fondo
solo eres Kaos.








Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s