ORGASMATRÓN

Hoy necesito que me ayudéis a resolver este misterio.

Como sabéis no soy de las de orgasmo fácil que le dan al botón y Don Satisfyer les viene a colmar de orgasmos, pero estoy orgullosa de mis orgasmos porque son bombastic; de no poder ni moverte porque te tiembla tó.

Además soy una fábrica de lubricante natural. Alguna vez así a lo tonto, he pensado que lo podría comercializar, pero aunque pasara el control de calidad, no creo cumpliera la normativa sanitaria.

El tema es que aparte de ser multiorgásmica, que creo en el fondo todas lo somos, una vez tuve un orgasmo sostenido. Y es lo que os vengo a contar hoy a ver si alguien me da un poco de luz en este tema que de momento considero paranormal. Como os decía al principio mis orgasmos son intensos e internos, aunque siempre hay días y días y hay orgasmos, orgasmitos y orgasmotes. Lo que yo no sabía es que luego está el Orgasmatrón. 

Cuando me separé, me mudé y caí en depresión. Una noche salí a cenar con mi  Leti (y especifico cenar porque bebimos lo justo, nada de borrachera, conste en acta!) Pero a  la vuelta en metro empecé a ver todo borroso y aunque aguanté con la máxima dignidad posible hasta salir del vagón, me desvanecí al suelo. Al recobrar la consciencia vi a un joven que me miraba raro y me preguntaba cómo estaba. Le iba explicando mientras me recobraba y me reconoció que pensaba que era una yonki al verme salir del vagón en plan Walking dead.

Al volver en mí, me entró un no sé qué que me tuvo dos semanas llorando sin parar. Un cuajo…! Lloré todo lo que no había podido llorar pues necesitaba todas las fuerzas para rehacer mi nido. (Aprovecho para agradecer toda la gente que me ayudó en la mudanza y pintura… Lo tengo grabadito en el coração <3)

Estuve un mes o así de baja pero a la que me ví con un poco de ganas de volver, allá que fui, pese a las recomendaciones de médicos y amigas que me aconsejaban ir poco a poco. Me había visto tan jodida y con tan pocas ganas de todo que ciertamente me asusté, así que a la mínima que me vi con un poco de ánimos me tiré de cabeza al ruedo.

Valeee, no me voy más por las ramas!

 Superado este periplo y llegado el frío invierno, acabé en Tinder.  Conocí a un papi buenorro que acabó primera cita en mi cama pesé a mis intenciones de no hacerlo. En ese momento no quería ir a la cama tan pronto por un tema de alargar la tensión sexual, ahora no quiero por otro motivo que al final os contaré. El tema es que no lo pude evitar. Lo resumiremos con la palabra FUEGO.

Salimos de mi casa cogidos de la mano. Con la otra mano llevaba el carrito para ir a recoger a mi hija. Toda una estampa.

Seguimos cogidos de la mano unos cuantos meses y jugamos a ser los novios que más follaban del planeta.

Desde que nos despertábamos hasta que nos animábamos a bajar a desayunar podíamos pegar cuatro polvos “tranquilamente” y sumarlos a los tres de la noche. Y en una de estas mañanas gloriosas fue cuando conocí a Mr. Orgasmatrón.

La verdad que no sé muy bien como llegué a experimentar aquello, nunca había vivido nada así. El polvo fue como cualquier otro, no hubieron ingredientes especiales, pero la magia se hizo llegar. Todo mi cuerpo sentía placer, estaba vibrante, como electrizado después de llegar por tercera o cuarta vez al címax. Estuvimos unos minutos abrazados, intentando recobrar el ritmo cardíaco pero yo no conseguía volver a mi estado normal. El papi sexy bajó a preparar el desayuno y yo me quedé un buen rato en ese estado de magnetismo. Pinta muy guay, pero me asusté. Estaba flipando con aquella sensación tan extraña por todo mi cuerpo y aunque era de lo más placentera mi mente empezó a boicotearme, así que me forcé para salir de allí, quedando aletargada y con migraña.

Busqué información por internet para intentar entender lo sucedido y me pareció que era un orgasmo sostenido pero hoy he vuelto a mirar por curiosidad y me cuadra más con la descripción de orgasmo expandido. Si hay alguna sexóloga en la sala le estaría muy agradecida que me lo pudiera aclarar, pues quiero volver de nuevo a ese lugar y estaría bien empezar por saber su nombre.

Me resuena mucho a tantra y me encantaría volverlo a vivir con una pareja consciente o con más presencia. Justamente el papi parecía estar haciendo pesas conmigo y a veces le tenía que decir para recuperar su mirada:

Eo??? Que estoy aquí!!!

Vamos la antítesis del tantra total!

El tema es que después de haber sido madre siento mucho amor al practicar sexo, por eso digo que ya no sé follar, sólo sé hacer el amor. Y ellos lo notan y se enganchan, pero yo también me engancho. Por eso debo tener mucho cuidado de con quién me voy a la cama.

Creo que Arlet me abrió por ahí abajo un canal interesante. Y si bien es cierto que no sé lo qué fue aquello ni cómo lo encontré, sí te puedo decir que tenemos mucho más power del que nos han contado amiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s